facebook

A partir de ahora tus toallas siempre estarán como nuevas e incluso mejores. Simplemente hasta hoy no sabías qué hacer!

Con el paso del tiempo y los lavados, las toallas dejan de sentirse tan suaves como cuando eran nuevas. Esto se debe a que el jabón y el suavizante se adhieren a la tela y hacen que su textura sea más bien áspera.

Antes de desechar tus viejas toallas, prueba este truco. Los pasos son muy sencillos y los ingredientes son comunes y fáciles de conseguir. Los resultados te sorprenderán: notarás que tus toallas y toallones recuperan su suavidad, serán más absorbentes y olerán mejor.

La mayor parte de las veces las toallas adquieren mal olor y suciedad debido a que no se lavan de forma continua. Si bien no hace falta lavarlas varias veces a la semana, sí es conveniente hacerlo, por lo menos, una vez cada 15 días. También puede ser que se utilice un jabón y un suavizante inapropiados, que poco a poco se acumulan en sus fibras hasta deteriorarlas.

Si estas empiezan a despedir un olor desagradable tras darles uso, lo más probable es que tenga residuos de jabón que no se notan a simple vista. Para que esto no te ocurra nunca más, una buena opción es optar por el siguiente método de limpieza que aprovecha las propiedades de dos ingredientes caseros muy económicos y versátiles.

Se trata del bicarbonato de sodio y el vinagre blanco, cuyas aplicaciones en el hogar se conocen desde hace varias décadas.

La combinación de ambos en una sola solución nos crea un potente detergente casero para quitar las manchas, la suciedad y la sensación áspera.

Ingredientes:
+ 1 taza de vinagre blanco (250 ml),
+ ½ taza de bicarbonato de sodio (50 gramos).
+ agua caliente.

Método de preparación
Para empezar, colocaremos las toallas en la lavadora y añadiremos agua caliente. Entonces, le agregamos la taza de vinagre a la carga e iniciamos un ciclo de lavado completo. Cuando acabe, dejamos las toallas en la lavadora y lo llenamos de nuevo con agua caliente. Ahora, le añadimos la media taza de bicarbonato de sodio.

Hacemos otro ciclo de lavado y secamos las toallas en un lugar que esté bien ventilado.

Ya verás cómo te encantará el resultado. Cuando estén secas, las toallas estáran mucho más suaves, absorbentes y estarán totalmente libres de cualquier mal olor.

Has podido comprobar cómo un remedio tan simple, sencillo y económico puede ayudarte a recuperar tus toallas más preciadas y cualquier tejido que esté un poco desgastado.

Y muy bueno para tus electrodomésticos!!

Fuentes: aprendelotodo.com

A partir de ahora tus toallas siempre estarán como nuevas e incluso mejores
A partir de ahora tus toallas siempre estarán como nuevas e incluso mejores. Simplemente hasta hoy no sabías qué hacer!

¿Te gusta esta pagina? Dale "Me gusta" para unirte a nosotros en Facebook.

Top